COLILLAS DE CIGARRO, PRINCIPALES CONTAMINANTES DEL OCÉANO

Estudios recientes indican que ni las bolsas plásticas son tan contaminantes como las colillas de cigarrillos. Es por eso que las organizaciones ecologistas están centrando su atención sobre este elemento tan peligroso que inunda las aguas de nuestro planeta.

Las críticas a la industria tabacalera no se han hecho esperar. De hecho, expertos como Thomas Novotny, un profesor de salud pública de la Universidad Estatal de San Diego, opinan que las colillas no tienen sentido alguno más allá que contaminar:

“Está bastante claro que no hay beneficios para la salud en los filtros. Son solo una herramienta de marketing. Y hacen que a las personas les resulte más fácil fumar”.

Colilla de Cigarrillo

Desechado de manera masiva

Novotny ha fundado una organización llamada Cigarette Butt Pollution Project, que se dedica a informar y a promover la erradicación de desechos de cigarrillo.

Según sus datos, el problema es bastante grave. Cada año, 5,6 billones de cigarrillos son vendidos en el mundo, 287 mil millones de ellos en EE.UU. Al menos dos terceras parte de ellos son desechados en calles, parques, playas y cualquier fuente de agua.

Esto no es nada esperanzador si se tienen en cuenta los materiales de los filtros. Estos están hechos de acetato de celulosa, un tipo de plástico que tarda una década o más en descomponerse.

El grupo ambientalista Ocean Conservancy ha organizado limpiezas masivas anuales de playas desde 1986. En 32 años las colillas de cigarrillo han sido los elementos más recogidos con más de 60 millones de unidades. Esto resulta ser una tercera parte del total en el que incluye botellas, envoltorios de plástico, recipientes, etc.

Colillas de cigarrillo

Los esfuerzos a día de hoy

Las compañías tabacaleras ya preveían que esto iba a pasar algún día. De hecho, estuvieron trabajando en algunas soluciones para que el problema no recayera exclusivamente sobre ellas. Empresas como R.J. Reynolds Tobacco Co. alcanzaron a regalar bolsas desechables como “ceniceros portátiles” para poner ahí las colillas. Además, pusieron sus propias papeleras en las playas de varias ciudades costeras de Estados Unidos.

También se ha tratado de crear filtros biodegradables. No obstante, muchos empeoraban la experiencia del fumador pues generaban un distinto sabor o  malos olores.

Al parecer ningún esfuerzo ha servido de mucho pues millones de colillas terminan en el mar. Esto podría ser debido a la ignorancia de los propios fumadores. En estudios de grupos focales, los fumadores han admitido creer que las colillas ya eran biodegradables, que estaban hechas de materiales como algodón o que simplemente su desecho no iba a afectar en nada al medio ambiente.

Por ahora legisladores de todo el mundo se enfrentan a la dura tarea de saber qué hacer para parar esta oleada de contaminación. Al menos, se pretende hacer eco del tema para que más colectividades propongan soluciones.

 

 

Más info: https://www.fayerwayer.com/2018/08/colillas-cigarrillo-contaminante/

https://www.cigwaste.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.