Logo Medusadive

Logo Medusadive

Menu

Blog

La brújula en el buceo

Es uno de los elementos olvidados por los más novatos e inexpertos, que se dejan llevar la mayoría de las veces por los Divemaster y guías de los centros de buceo. Por eso vamos a tratar hoy sobre el uso de la brújula, y así ayudar a que llevarla encima se convierta en un hábito más que aconsejable!

Porque una brújula bajo el agua?

Cuando practicamos senderismo y abandonamos el camino señalizado, perdemos muchas de las referencias que nos indican la dirección a seguir y la brújula se convierte en nuestro mejor aliado para llegar a destino. En el mar no disponemos de senderos balizados ni caminos con señales, luego el uso de la brújula toma una mayor importancia. Si a ello además sumamos el hecho que el alcance de nuestra vista se reduce drasticamente (en el monte podemos ver a kilómetros de distancia, por ejemplo un pico lejano que sirve de referencia, pero en el mar es dificil lograr una visibilidad mayor de 50 o 60 metros, de hecho en el mediterráneo lo habitual son 10) y que además nos movemos en un medio 3D que nos puede cambiar la perspectiva de lo que vemos, se hace imprescindible saber manejar este elemento del equipo.

 

Como es la brújula de buceo?

A decir verdad no es muy diferente de la que se usa en superficie, solo que está fabricada con materiales resistentes a la corrosión del agua salada del mar y dispone de hebilla o elementos que permitan sujetarla a nuestra muñeca y así no perderla durante la inmersión. Y se compone de las siguientes partes:

  • Esfera: Que gira señalando siempre el norte y se divide en 360 grados marcados con pintura fosforescente en la circunferencia de la misma comenzando el 0º/360º en el norte, 90º en el este, 180º en el sur y 270º en el oeste. Los grados son la unidad en la que se determina el rumbo. Por su diseño, las hay de esfera esférica y de esfera plana y ésta es una diferencia importante pues la de esfera plana nos obliga a mantener de forma horizontal la brújula para asegurar la correcta lectura del rumbo, ya sea por la ventana lateral o por la parte superior, de lo contrario se puede "bloquear" el giro de la misma impidiendo que señale al norte. Esto es muy importante y el buceador se debe acostumbrar a leer el rumbo de la brújula en posición horizontal como norma habitual.
  • Línea de rumbo: Que es la linea, normalmente roja, que divide la esfera en 2 y nos sirve para indicar el rumbo que estamos siguiendo.
  • Bisel: Que es una rueda o anillo móvil, ubicado en la parte superior, y se hace girar de forma manual para asegurar el rumbo correcto y para realizar cambios de rumbo.
  • Correa/bungee: La mayoría disponen de una correa o unas gomas de tipo bungee ajustable para sujetarla a la muñeca del buceador, aunque también existen modelos integrados en la consola del manómetro.

 

Uso básico de la brújula?

Es importante que mantengamos la brújula en una posición lo más horizontal posible. Algunas brújulas disponen de una ventana lateral para leer el rumbo, en caso de que sea así la usaremos para garantizar dicha horizontalidad en la lectura del rumbo.

Los primeros rumbos que se aprenden a "trazar" con la brújula son los recíprocos. Es decir, como regresar a nuestra posición de partida desde un punto al que hemos llegado usando nuestra brújula. La forma más efectiva de hallar un rumbo recíproco es sumar 180º a un rumbo dado, ya que es justo el número de grados opuesto en la esfera de 360º de la brújula. Pongamos un ejemplo:

  • Quiero realizar una inmersión de infantería, a pie entrando por una cala, en la que hay una escultura sumergida a 100m de la costa, antes de zambullirme me oriento hacia el rumbo que tomaré durante la inmersión y observo a través de la ventana lateral que dicho rumbo es de 150º. Aprovecho para calcular el rumbo recíproco, que es opuesto al de ida y el que deberé tomar para regresar a la cala, sumando 180º a los 150º iniciales, y dando como resultado 330º. De esta forma, y si lo sigo, podré mantener el rumbo correcto nadando bajo el agua en linea recta hasta la escultura sumergida y regresar hasta la cala de forma segura.
    1. Colocar la línea de rumbo en la dirección que queremos tomar
    2. Observar por la ventana lateral el rumbo
    3. Nadar en linea recta manteniendo ese rumbo en la línea de rumbo
    4. Sumar 180º al rumbo que hemos tomado para hallar el rumbo recíproco
    5. Dar media vuelta hasta que en la ventana lateral se muestre el rumbo recíproco
    6. Nadar en línea recta manteniendo el rumbo recíproco en la línea de rumbo

Lo siguientes rumbos que aprendemos son los rumbos en ángulos para trazar formas geométricas, como por ejemplo cuadrados. Éste tipo de rumbos nos pueden ser útiles para aprender a sortear obstáculos y recuperar de nuevo el mismo rumbo que llevábamos, o por ejemplo en búsqueda y recuperación de objetos perdidos en un fondo sin grandes obstáculos. Para ello usaremos el bisel como marcador que nos ayudará a sumar o restar los grados que correspondan en cada giro, siempre contando los ciclos de aleteo como unidad de medida de distancia, y así formar el dibujo que deseamos trazar con nuestro rumbo:

  • En el caso de querer trazar un cuadrado como primer ejemplo práctico:
    1. Colocar la línea de rumbo en la dirección desead y alinear también el 0º del bisel
    2. Contar los ciclos, por ejemplo 10
    3. Giramos el bisel 90º o lo que es lo mismo, hasta que el oeste del bisel esté alineado con la línea de rumbo
    4. Giramos nosotros hasta alinear de nuevo el 0º del bisel con la línea de rumbo
    5. Contar los mismos ciclos de aleteo
    6. Repetir el giro del bisel 90º en el mismo sentido, alinear de nuevo la línea de rumbo con el 0º del bisel y volver a contar el mismo número de ciclos de aleteo
    7. Girar de nuevo el bisel, contar los mismos ciclos de aleteo y ya habremos regresado al punto de partida

El siguiente vídeo de "Buceo Bucanero" lo ilustra de forma sencilla, con un simulador, el uso básico de la brújula, además de enseñarnos otros rumbos y aportar algún consejo extra.

 

Uso avanzado de la brújula?

En la vida real no serán todos los casos en los que con un rumbo recíproco saldremos del paso. Y hacer cuadrados, triángulos o espirales tampoco nos ayudará a recuperar un rumbo perdido. Por ello es importante aprender a manejar el bisel de la brújula para que actúe a modo de "demora virtual" y no solo como un mero marcador de grados para sumar y restar en los giros. Así el bisel de nuestra brújula, tomando las referencias apropiadas, nos ayudará a retomar un rumbo recíproco al que habíamos emprendido, y que por el motivo que sea hemos perdido o del cual nos hemos desviado. Siguiendo estos sencillos 3 pasos:

  1. Aún estando en el barco o en la cala, ponemos la línea de rumbo orientada al destino (o bien a la costa en caso de querer solo una orientación general), en la imagen 240º.
  2. Mientras se mantiene la linea de rumbo en la misma dirección se gira el bisel (anillo móvil de la parte superior de la brújula) hasta hacer coincidir la marca de 0º con el norte señalado en la esfera. También suele tener una pequeña pestaña con forma de flecha (a veces 2 pestañas, como en la imagen inferior). Ahora que la brújula ya está establecida se ha de tener cuidado de no tocar el bisel.
  3. Ahora se puede encontrar la posición original bajo el agua girando TODA la brújula (sin tocar el bisel) hasta que el norte se encuentra de nuevo en la marca de los 0º del bisel. De este modo la línea de rumbo marca ahora la dirección a tomar para recuperar el rumbo. Y seguimos dicho rumbo hasta que la línea de rumbo vuelva a apuntar a los 240º iniciales y el bisel al norte al mismo tiempo.

Latest from Victor Masmitja