Logo Medusadive

Logo Medusadive

Menu

Blog

Que jacket escoger?

Se podría decir que el jacket es esencialmente un saco inflable que sirve para compensar nuestra flotabilidad negativa. Una descripción básica para definir el que es sin duda uno de los elementos claves para el buceo; tanto es así que de una elección correcta dependerá que podamos o no realizar nuestras inmersiones con seguridad y disfrutar de ellas. En este artículo abordaremos las claves más importantes para elegir correctamente el jacket de buceo.

 ¿PARA QUÉ SIRVE EL JACKET? El Chaleco Hidrostático o Compensador, también llamado BCD, mantiene el equilibrio hidrostático durante la inmersión a cualquier profundidad, permitiendo que el buceador tenga una flotabilidad neutra debajo del mar (es decir, que ni suba ni baje :-P ); además permite una forma cómoda de sujeción de la botella y sus bolsillos nos permitirán cargar con numerosos elementos. Durante una inmersión el buceador está sujeto a diferentes variaciones de flotabilidad a causa de múltiples factores. La compresión del neopreno del traje y la disminución del volumen del aire por la presión del agua son los factores principales, por lo que cuanto más bajamos más se comprime el neopreno y también más se reduce el volumen del aire en el jacket; como consecuencia hay una variación del equilibrio de la flotabilidad que nos irá hundiendo poco a poco. Para evitar esa tendencia al hundimiento el buceador debería aletear cada vez con más fuerza, fatigándose sin gozar del placer de la observación del mundo submarino. Para contrarrestar este inconveniente se usa el chaleco hidrostático. Además el chaleco hinchado en la superficie podrá servir de ayuda para la flotación y haciendo las veces de un auténtico chaleco salvavidas.

 

 

EL JACKET El jacket se inventó en 1978, al integrarse un backpack para la fijación de la botella y una bolsa en forma de chaleco. De esta forma se repartía el aire de forma más regular por el cuerpo, con lo que la comodidad aumentaba. Se pretendía poder variar el aire que contiene en el transcurso de la inmersión, para usar el chaleco de estabilizador. En los últimos años el jacket o chaleco ha sufrido diversas transformaciones, partiendo del primero, de tipo "collarín", hasta llegar a complicadísimos chalecos técnicos para inmersiones extremas. Los primeros chalecos que se utilizaron tenían forma de collarín y había que inflarlos a pulmón. El material utilizado para su fabricación normalmente es nylon de diferentes densidades (se mide en deniers) variando desde los 420 hasta los 1500 o incluso más. Lo más aconsejable es decantarse por un chaleco que disponga de 840 ó 1000 deniers para el buceo deportivo. Todos los chalecos están conectados a la primera etapa del regulador mediante un mando de hinchado que permite suministrarle el aire de la botella que hincha el chaleco. También se suele poder hinchar oralmente con un tubo ondulado que cuelga sobre el hombro izquierdo y llamado "tráquea". Como el chaleco debe poder descargar aire para reducir la flotación lleva unas válvulas de descarga por diferentes puntos. Se puede sacar aire mediante el mando de hinchado oral (BPI), apretando un botón destinado a ello, o mediante una válvula de deshinchado rápido.

El mayor riesgo, durante el uso del jacket, se presenta durante el ascenso a la superficie ya que al disminuir la presión, el aire se expande lo cual puede provocar, si no lo vaciamos de forma correcta, un aumento progresivo de la velocidad de subida que puede llevar a un accidente de descompresión. Contrariamente a lo que los más novatos piensan, para ascender a la superficie debemos vaciar el chaleco, para posteriormente inflarlo cuando ya nos encontremos arriba flotando.

  

ALGUNOS TIPOS DE JACKETS

  • Con lastre incorporado: disponen de unas bolsas que liberan el peso, teóricamente, con más rapidez que el cinturón de lastre. Los pesos deben quitarse antes de ponerse y quitarse el chaleco, para mayor comodidad.
  • De mujer: son modelos que se adaptan a las formas de la anatomía femenina, sin los típicos puntos de presión sobre el pecho, como tiras y hebillas.
  • De viaje: son más ligeros con una parte trasera flexible para que se pueda doblar. Su capacidad de elevación es menor, ya que se usan sobretodo en aguas cálidas, donde el equipamiento es menor, y por tanto menos pesado el buceador.
  • De respiración incorporada: es un chaleco de gama alta que dispone de un sistema Mares HUB (respiración humana submarina). Su forma es muy simple, por lo que disminuye el rozamiento en el agua.
  • Alas: destinados sobretodo para buceadores técnicos (de gran profundidad y entornos bajo techo), porque tienen una gran capacidad de elevación. La cámara de aire está en la parte trasera, lo que ayuda a adoptar una postura horizontal en el agua (mucho más hidrodinámica), y a mirar hacia el frente en la superficie.
  • Semialas o jacket de alas: Es un híbrido entre un jacket "normal" y las alas. Y aúna parte de las ventajas de ambos tipos de jacket. Otra ventaja es que no oprime los bolsillos al hincharse facilitando el acceso a ellos.

ELECCIÓN DEL JACKET El factor más importante que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el jacket adecuado es la seguridad. Para el buceo recreativo, de forma general no se recomiendan chalecos que lleven toda la parte de la bolsa de aire en la parte de atrás, ya que aunque sea muy cómodo es algo menos seguro, debido a que es necesario tener algo más de práctica para distribuir bien los pesos y ser capaz de posicionarse correctamente en superficie. El segundo factor más importante es elegir la talla adecuada, pues un chaleco demasiado estrecho impide la soltura de movimientos y comprime la caja torácica, y uno demasiado ancho dará problemas con la botella, que "bailará" con cada movimiento que hagamos. Un buen chaleco compensador debe caer por la espalda como una chaqueta, y cuando se infla no debe comprimir el cuerpo. La capacidad de los chalecos es proporcional a la talla. Un buceador adolescente tiene suficiente, por regla general, con 12-14 litros, una persona de talla normal unos 14-18 y alguien más grande de 18 a 26 litros. Existen modelos regulables que se pueden adaptar al cuerpo. Todos suelen disponer de un cinturón ventral acolchado, y regulable por velcro, complementándose con tiras ventrales y pectorales. De tejido sintético, son más o menos simples, y ligeros dependiendo del volumen. Los fabricantes les incluyen bolsillos y sistemas de sujeción para guardar la pizarra, focos, etc…

A pesar de no ser lo más importante a la hora de seleccionar un chaleco, los bolsillos son algo que deberemos tener en cuenta (tanto el número de bolsillos como su amplitud y cierres, para que resulten más accesibles), puesto que repercutirá en nuestra comodidad cuando nos encontremos bajo el agua (seguro que no nos gustará echar de menos un bolsillo donde guardar lo que incómodamente debemos llevar en la mano. Además de los mencionados bolsillos, el jacket dispondrá de otros accesorios como las anillas, que también nos serán de utilidad para el transporte de algunos elementos. Pues bien, en ellas valoraremos que sean de acero inoxidable y nunca de plástico (un material mucho más frágil con el que corremos el riesgo de perder lo que colguemos en estas anillas). Comprobaremos asimismo que la parte que estará en contacto con nuestra espalda está acolchada, para que no nos dañe la zona. Conviene también que el chaleco disponga de una faja ventral cómoda y de hebillas que sean fáciles de zafar. La tráquea debe disponer de botones de hinchado y deshinchado cómodos de operar con la mano izquierda, y su longitud debe permitir que la boquilla quede a la altura de nuestro pecho.

 

ALGUNOS CONSEJOS

  • Para elegir la talla del chaleco: Es mejor hacerlo llevando puesto el traje de neopreno, aunque no es absolutamente necesario, siempre y cuando disponga de suficiente espacio para ajustarlo después de encontrar uno cómodo.
  • Los chalecos compactos de baja capacidad, son ideales para aguas cálidas, y el buceo tropical, pero los chalecos con capacidad estándar, funcionan igual de bien y son más versátiles en la distinta gama de entornos de buceo.
  • Asegúrese de que su regulador se acopla correctamente con el jacket elegido,confirme la correcta colocación de los latiguillos y que pueda fijarlos conjuntamente con los accesorios donde desee hacerlo.
  • Tenga en cuenta todos los accesorios y dispositivos de señalización de superficie que utilice como equipo estándar, para asegurarse de saber dónde los va a llevar en el chaleco.
  • Un chaleco con válvulas de descarga múltiples le permite ajustar la flotabilidad sin tener que cambiar de posición mientras nada.
  • Por último debe saber que la mayor parte de los jackets están diseñados con tiras para monobotella. Si se va a realizar inmersión con bibotella se deben tener anclajes especiales.

Latest from Victor Masmitja