Logo Medusadive

Logo Medusadive

Menu

Blog

La história del Boreas

El Boreas no es un barco. Es un pecio. Esto significa que es un barco hundido. Este pecio fue, en vida, un remolcador de altura alemán, de nombre Pellworn, que participó en la Segunda Guerra Mundial con la Marina de su país, resultando con graves daños en su estructura, que nunca quedó reparada del todo.

Al finalizar la guerra el barco pasó a formar parte de la Marina de los Estados Unidos, donde fue rebautizado como USN102 y destinado a sencillas tareas de trasporte. En 1960 volvió a la Marina alemana para desempeñar funciones de localización de torpedos y minas en la escuela de armas submarinas de Wilhemshaven.

 

En 1980 fue vendido para ser desguazado, pero su destino cambió cuando fue comprado por una oscura sociedad panameña que le cambió el nombre por el de "Boreas". Se lo empleó en la prospección de petróleo pero también para el contrabando de estupefacientes.

 

La Policía de Aduanas española capturó al Boreas frente a las costas de Begur, en la provincia de Girona, con 600 kg. de hachís. Fue confiscado y pasó el resto de sus días atracado en el puerto de Palamós, en un estado de abandono total que duró tres años.

 

A finales de 1988 fue comprado por dos clubes de buceo de Palamós, los cuales consiguieron los permisos para hundirlo en la "Llosa" de Palamós para formar un arrecife artificial que sirviera como protección a la fauna de la zona y para disfrute de los submarinistas. Tras llevar a cabo todas las labores de descontaminación y limpieza del casco, sentinas y depósitos de combustible, y adecuar la estructura del barco para el uso por parte de buceadores recreativos, retirando escotillas y elementos peligrosos para los submarinistas se procedió a su hundimiento el 25 de enero de 1989 mediante la apertura de los grifos de fondo de la sala de máquinas. La comitiva que lo había acompañado hasta su última posición, marcada por unas boyas junto a La Llosa de Palamós, hizo sonar con fuerza sus sirenas en señal de despedida final del barco Boreas y de bienvenida al que es hoy el pecio más visitado de la Costa Brava.

 

El Boreas reposa desde entonces a unos 30 metros de profundidad, con la hélice mirando a mar abierto y un poco escorado a babor. La parte mas superficial del Boreas, correspondiente al puente de mando, está a unos 16 metros de la superficie, y es aquí donde estaba fijado anteriormente el cabo de la boya. Hoy el Boreas dispone de dos cabos, uno en la popa y otro en la proa que nos permiten bajar (y subir) con seguridad, incluso en condiciones de baja visibilidad.

 

Fuente de algunas partes del texto: http://marenostrum.org

Latest from Victor Masmitja

Related items

More in this category: « Un pez de nombre San Pedro